Concepto kiddo I Contacto I Publicidad
 
 
 
 
 
 
Agosto 2013
Fortalecer la hermandad
¿Qué mundo les dejaremos?
Perfil: Coach Pieter Strik
Entrevista: Diego Pérez
Carmen: En tus zapatos
Trotamundos: Manuela de Agrela
Álbum familiar: Tessa García
Plan de acción: ¿Cómo aficionarlo a
los cuentos?
Encuentro: Comunicación no violenta
Trompo
Tiempo nuestro
Mini Tips
Diciembre 2012
Trastornos de alimentación
Entrevista: Así nutren ellos
Que las mesas también celebren
Entrevista: Carlos González
Carmen: Nútreme mucho
Trotamundos: Florencia Delbene
Álbum familiar: Patricia Wolf
Plan de acción: Inteligencia financiera
Vibraciones de sabor
Coaching: María B. Settembri
Estilo: ¡A jugar se ha dicho!
Tiempo nuestro
Mini Tips
Agosto 2012
Entrevista: Así educan ellas
Plan de acción: El Arte de vivir
Aprender juntos nos hace bien
Educación: Colegio Rudolf Steiner
Carmen: ¡Waldorf en Montevideo!
Trotamundos: Mónica Mariño en Italia
Álbum familiar: “El Pelado” López
Tiempo nuestro

Educar sin premios, ni penitencias

Cada vez son más los expertos que coinciden en la importancia del diálogo fluido y la comunicación empática a la hora de educar y establecer límites. Recientemente, un seminario sobre Comunicación No Violenta –CNV, concepto que no hace mucho desembarcó en Uruguay de la mano de la monja budista Bhikshuni Daoyuan- ahondó sobre estos temas. El encuentro, dirigido a personas que trabajan con poblaciones vulnerables, contó con la presencia de la psicóloga y psicopedagoga española Pilar de la Torre, formadora en esta técnica. Kiddo tuvo la oportunidad de conversar con De la Torre sobre la aplicación de la CNV en la relación entre padres e hijos.

La Comunicación No Violenta es una técnica, creada por el psicólogo norteamericano Marshall Rosenberg, en los años ‘70, basada en la comprensión de lo que genera violencia y agresividad en toda persona. Se busca ayudar a la persona a identificar lo que realmente quiere para lograr expresarse con claridad a fin de que los otros la entiendan y así mejorar la forma de comunicarse.

Este proceso, utilizable en cualquier ámbito, se compone de cuatro pasos: observar la situación, tomar conciencia de los sentimientos, formular con precisión las necesidades y, por último, manifestar abiertamente las peticiones. Un principio clave de la Comunicación No Violenta es la capacidad de expresarse sin usar juicios sobre lo que está bien o mal, sobre lo que es correcto o incorrecto. Por esta razón se hace hincapié en expresar sentimientos y necesidades, en lugar de críticas.

A pesar que en otras partes del mundo su aplicación es moneda corriente desde hace varios años, a Uruguay llegó recién en 2009, de la mano de la monja budista, Bhikshuni Daoyuan, quién vino con la meta de hacer algo por los adolescentes en situación de calle y terminó quedándose para asistir a jóvenes que sufrían de adicciones, y a un Caif en La Cruz de Carrasco. Distintas circunstancias que le tocaron vivir la llevaron a pensar que a nuestra sociedad le vendría muy bien conocer y comenzar a aplicar esta forma de comunicación, asentada en la expresión honesta y la escucha empática de los sentimientos, ayudándonos a reconocer y satisfacer nuestras necesidades junto con las del otro, de una manera auténtica y profunda. Al mismo tiempo que resolver situaciones difíciles desde la cooperación y el respeto.

Estas razones le dieron vida a un seminario, realizado recientemente en Espacio Integra, organizado por Kuan Yin Uruguay y dirigido a personas vinculadas a poblaciones vulnerables. El encuentro contó con la presencia de Pilar de la Torre, psicóloga y psicopedagoga española, formadora certificada en Comunicación No Violenta. Kiddo conversó con De la Torre, entre otros temas, sobre la importancia de la aplicación de esta técnica en la comunicación entre padres e hijos, y esto es lo primero que nos explicaba.

“Los padres generalmente están totalmente perdidos porque tienen incorporados modelos basados en el castigo y la recompensa y sus hijos cada vez son más vivos y se rebelan contra ese sistema. Además de que están rodeados de muchos ‘consejitos’ sobre cómo tienen que actuar y eso al final los termina frustrando cuando esas instrucciones que están siguiendo no logran los resultados esperados. A veces los consejos orientan pero no son una ayuda suficiente”, señaló De la Torre.

Límites sanos
“Yo hace nueve años dirijo en Madrid el taller Educar sin castigos ni recompensas, para acompañar a los padres en su tarea educativa y para ayudarlos a descubrir una nueva forma de relacionarse con sus hijos sin necesidad de recurrir a la penitencia, ni al premio. El taller busca resolver situaciones conflictivas que surgen de la convivencia, intentando entender las necesidades del otro y el porqué de sus reacciones, y no pretendiendo cambiarlo”, explicó De la Torre. “Sin duda que los niños necesitan referencias, padres que pongan límites, pero se pueden poner sin castigos. Al principio los padres decían: ‘Pero esto es imposible sin un castigo, mira lo que hace’, y luego ven que no solo es posible sino que es mil veces más eficaz para un cambio de conducta. Es impresionante como los niños captan el mensaje rápidamente, son esponjas, lo absorben todo”, agregó.

Las palabras de la psicóloga española llevan a los padres a re- flexionar sobre la forma de comunicación que están teniendo con sus hijos y cuánto tiempo dedican a escucharlos en profundidad. Para mejorar este aspecto es importante contar con herramientas que ayuden a los adultos a desarrollar la capacidad de escuchar y comprender, terminando con patrones de pensamiento que llevan a discusiones, ira y depresión.

“La energía no debe estar puesta en querer cambiar a la otra persona, sea hijo, padre, amigo, sino en ver qué podemos hacer con lo de los dos, con lo tuyo y con lo mío. Tenemos que aprender a estar con el otro, y empezar a comunicarnos de una manera más profunda porque muchas veces lo hacemos desde una postura muy superficial”, consideró De la Torre.

Saber escuchar y evitar el conflicto
Sin duda el saber escuchar juega un papel preponderante a la hora de mejorar las relaciones humanas, pero aunque parezca algo simple, y la Comunicación No Violenta nos proporcione las herramientas necesarias, es un trabajo enorme conseguir aprenderlo.

“Generalmente creemos que es solo cerrar la boca, pero no es así, una escucha verdadera, conseguir que el otro se sienta escuchado no es nada fácil, sencillamente porque no nos lo han enseñado. Entonces lo que hay que lograr es que los padres y los hijos aprendan a escucharse más allá de las palabras, mirar lo que les pasa y expresarse desde ahí, y entonces de manera creativa ver qué pueden hacer para cuidarse los dos y llegar a un entendimiento”, consideró la profesional.

El secreto para evitar el conflicto, en base a la Comunicación No Violenta, consiste en que las necesidades de todos, padres e hijos, estén cubiertas. “La mayor parte de los padres observa y atiende las necesidades de los recién nacidos de una manera espontánea y natural, pero luego a partir del año y medio esto se pierde porque se empiezan a proyectar exigencias sobre el niño, y son los padres los que deciden qué necesidades tienen sus hijos sin preguntarles ni escucharles. Tener relaciones personales con profundidad es algo que se aprende y después se debe practicar, como cuando aprendemos a andar en bicicleta”, redondeó De la Torre.

Por más información sobre el tema se pueden comunicar al correo electrónico kuanyinuruguay@gmail.com o visitar el sitio: www.comunicacionnoviolenta.com

 
NOTA: Todas la fotos tienen derechos reservados de autor.
 
:: Cumple de Estrellas ::
:: cascanueces ::
:: krea ::
 
 
Términos y Condiciones I Contacto