Concepto kiddo I Contacto I Publicidad
 
 
 
 
 
 
Agosto 2013
Fortalecer la hermandad
¿Qué mundo les dejaremos?
Perfil: Coach Pieter Strik
Entrevista: Diego Pérez
Carmen: En tus zapatos
Trotamundos: Manuela de Agrela
Álbum familiar: Tessa García
Plan de acción: ¿Cómo aficionarlo a
los cuentos?
Encuentro: Comunicación no violenta
Trompo
Tiempo nuestro
Mini Tips
Diciembre 2012
Trastornos de alimentación
Entrevista: Así nutren ellos
Que las mesas también celebren
Entrevista: Carlos González
Carmen: Nútreme mucho
Trotamundos: Florencia Delbene
Álbum familiar: Patricia Wolf
Plan de acción: Inteligencia financiera
Vibraciones de sabor
Coaching: María B. Settembri
Estilo: ¡A jugar se ha dicho!
Tiempo nuestro
Mini Tips
Agosto 2012
Entrevista: Así educan ellas
Plan de acción: El Arte de vivir
Aprender juntos nos hace bien
Educación: Colegio Rudolf Steiner
Carmen: ¡Waldorf en Montevideo!
Trotamundos: Mónica Mariño en Italia
Álbum familiar: “El Pelado” López
Tiempo nuestro

Carmen: ¡Nútreme mucho!

Que Estados Unidos es un país de diversidades, extremos y contrastes ya lo sabemos y el rubro alimentación no queda afuera. Pasar del Wholefoods de Madison, un supermercado de alta gama en un suburbio de Nueva York , al Walmart de la esquina en Texas es algo así como viajar en primera de un lujoso avión asiático y conectar luego con el ómnibus interdepartamental un viernes de tarde.

En el Wholefoods el hacer las compras se transforma en una experiencia disfrutable, placentera para todos los sentidos. Los locales son visualmente atractivos, hay degustaciones constantes de productos saludables, el personal es amable y capacitado. Además, hay un extremo cuidado por el medioambiente en todas las acciones que toman y quien compra ahí indefectiblemente se siente parte de un movimiento global de concientización de la importancia de la alimentación saludable, el cuidado de nuestro propio cuerpo y del planeta como caminos hacia un mundo más armónico.

En algunos ambientes, comer fruta y verdura que no sea orgánica es casi pecado mortal. Mientras que en otros, me presentaban como “Carmen, my friend from South America that cooks from scratch”. Cookingfromscratch es cocinar a partir de los ingredientes básicos… ¿acaso existe otra manera? Descubrí que sí. En los libros de recetas americanas compiladas por amas de casas reales (no los que se venden en las librerías, sino los que circulan en las iglesias, colegios, clubes) sobran las latas, los congelados, los polvitos…. Y ¡¡faltan las nobles frutas y verduras frescas y los cereales sin procesar!!

Rápidamente aprendí a qué se refería el término “Dirtydozen y cleanfifteen”, lista en donde detallan cuáles son las 12 frutas y verduras que tienen mayor residuo de pesticidas y ‘clean 15’ las que, por el contrario, tienen la menor cantidad. Esta lista se actualiza periódicamente y la hortaliza que subió o bajó del inventario puede ser tema de conversación un viernes de noche en un evento de gala. Flexitarianos, veganos, ovo lacto vegetarianos, alérgicos al maní, a la soja o a cualquier otro ingrediente. Completar un formulario sobre preferencias para un almuerzo o cena es casi como participar de uno de esos odiosos exámenes multiple opción extranjeros en las que ni siquiera entendés las opciones.

Son obsesivos del snack, y con los niños esa costumbre está exacerbada. Imaginen una actividad didáctica en la biblioteca pública del barrio, niños de 2 a 4 años convocados tan sólo media hora en la mañana. Seguramente esos niños desayunaron, tengan tiempo de comer alguna otra cosita antes de salir y después vuelven a almorzar a sus casas. Pero, ¡ay de esa madre que ose salir de su casa sin una batería de colaciones! Cheerios–un clásico- en su apropiado contenedor anti derrames, algún otro cereal, banana -con su cáscara protectora de amenazantes gérmenes-, una o dos frutas por las dudas y por supuesto que variedad de galletas.

Me resistí durante un tiempo a llevar snacks. Duró poco porque mi hija de buen comer iba de madre en madre desplegando toda su simpatía para hacerse de algún bocado. Las madres, por supuesto, siempre consultan antes de dar alimento a niño ajeno con lo cual en vez de disfrutar de la actividad me pasaba ofreciendo excusas por el enorme descuido de haber partido de mi hogar sin provisiones exponiendo a mi pequeña a un interminable ayuno de casi una hora entera.

Por otro lado aplaudo que en los cumpleaños infantiles la calidad de la comida sea pareja para grandes y chicos. Que no se asuma que a los niños sólo les gustan los chizitos y la comida chatarra. Que no se dé por sentado que lo normal es que un niño de dos años tome Coca y que se ofrezcan alternativas de bebidas más acordes con la edad. Disfruté de los años en los que en las sorpresitas me encontraba con chips de manzanas y opciones creativas en vez de excesos de azúcar con colorante. Qué bueno que pensemos en los niños como merecedores de-ni más ni menos- la misma calidad que los adultos. ¡En alimentación claro, pero en tantas otras cosas también!

Carmen Sanguinetti es Lic. en Dirección de Empresas y Máster en Políticas Públicas. Es co-fundadora de Crianza Consciente, una organización que se dedica a promover la crianza con apego. Trabaja como docente y consultora independiente. Vivió 7 años en EEUU junto a su familia, Alberto, Trinidad y Benjamín Brause. carmen@kiddo.com.uy

 
NOTA: Todas la fotos tienen derechos reservados de autor.
 
:: Cumple de Estrellas ::
:: cascanueces ::
:: krea ::
 
 
Términos y Condiciones I Contacto