Concepto kiddo I Contacto I Publicidad
 
 
 
 
 
 
Agosto 2013
Fortalecer la hermandad
¿Qué mundo les dejaremos?
Perfil: Coach Pieter Strik
Entrevista: Diego Pérez
Carmen: En tus zapatos
Trotamundos: Manuela de Agrela
Álbum familiar: Tessa García
Plan de acción: ¿Cómo aficionarlo a
los cuentos?
Encuentro: Comunicación no violenta
Trompo
Tiempo nuestro
Mini Tips
Diciembre 2012
Trastornos de alimentación
Entrevista: Así nutren ellos
Que las mesas también celebren
Entrevista: Carlos González
Carmen: Nútreme mucho
Trotamundos: Florencia Delbene
Álbum familiar: Patricia Wolf
Plan de acción: Inteligencia financiera
Vibraciones de sabor
Coaching: María B. Settembri
Estilo: ¡A jugar se ha dicho!
Tiempo nuestro
Mini Tips
Agosto 2012
Entrevista: Así educan ellas
Plan de acción: El Arte de vivir
Aprender juntos nos hace bien
Educación: Colegio Rudolf Steiner
Carmen: ¡Waldorf en Montevideo!
Trotamundos: Mónica Mariño en Italia
Álbum familiar: “El Pelado” López
Tiempo nuestro

¡Waldorf en Mvd!

Cuando llegó el momento de mandar a la menor de sus cinco hijos al jardín, mi madre se decidió por La Casita. Tengo excelentes recuerdos de esos años… La justa dulzura de Nené, la ensalada de frutas colectiva, cuentos y más cuentos. Si pienso en La Casita me traslado a un lugar familiar, luminoso, de paz. Todas las mañanas hacía varios kilómetros desde Carrasco para llegar al corazón de Pocitos a ese sitio especial. En mi entorno, no había otra niña que hiciera ese viajón a diario… ¡Ese es el valor que le dan a la educación en mi familia!

Así me crié, convencida de que la importancia en la calidad del cuidado es inversamente proporcional a la edad de los niños. Cuanto más chicos, a mi juicio, más fundamental es que estén en buenas, excelentes manos. Este año, a meses de que mi hija mayor empezara el colegio doble horario, los reclamos de Benjamín, de 2 años recién cumplidos, se presentaron con todas las letras: “Yo también quiero ir al cole mami”. Así me dispuse a la búsqueda, con seriedad y estándares de primer mundo.

Me sugirieron probar el Rudolf Steiner y confieso que lo primero que pensé fue: ¿Ese colegio queda acá? ¿En Montevideo? No conocía a nadie que mandara ahí a sus hijos. Ni siquiera sabía que había un colegio que aplicara la metodología Waldorf, tan común entre algunos de mis amigos en el exterior. Como quien encara una aventura y con ese grado de emoción que genera lo desconocido, llamé.

Menos de 24 horas después y motivada por lo personalizado de la propuesta y los años de experiencia de las maestras, fui al Colegio. La entrevista fue un placer, no noté ningún intento marketinero por convencerme sino un genuino interés por mi hijo y una sólida convicción en la pedagogía. La escucha y la observación hacia mi hijo me impactaron. En un mundo donde priman los intereses y las necesidades de los padres a la hora de decidir a qué colegio mandar a sus hijos, me reconfortó que la mirada estuviera puesta en Benja, y no en mí.

Cuando entré por primera vez a su salón, me impactó la austeridad. Según mis parámetros, influenciados por haber vivido muchos años en el país más consumista del mundo, faltaban juguetes. Y libros. Sobre la importancia de estimular la creatividad e imaginación en los niños había leído suficiente. Es así que después de entender a nivel racional el por qué de esta austeridad y el valor que le dan a la oralidad, me propuse observar los resultados en Benja. Hoy me maravillo cuando, frente a tres semillas de girasol que salieron del paquete pegaditas, me señala emocionadísimo: “Uauuu, mirá mami. Una mariposa chiquitita” o cuando lo veo crear aviones con palillos de ropa y trenes eternos con frascos de homeopatía! Cada mañana, cuando cruzo el portón de madera que separa al colegio de Avda Bolivia, entro a un Montevideo diferente. Un Montevideo de gran diversidad -un porcentaje enorme de los alumnos son extranjeros!-, un Montevido de gran armonía -nunca presencié una discusión, un grito-, un Montevideo de gran integración -un porcentaje significativo de los alumnos tienen capacidades diferentes-. Viajo, aunque sea por un rato, a una posibilidad de mundo mejor..

Carmen Sanguinetti es Lic. en Dirección de Empresas y Máster en Políticas Públicas. Es co-fundadora de Crianza Consciente, una organización que se dedica a promover la crianza con apego. Trabaja como docente y consultora independiente. Vivió 7 años en EEUU junto a su familia, Alberto, Trinidad y Benjamín Brause. carmen@kiddo.com.uy


 
NOTA: Todas la fotos tienen derechos reservados de autor.
 
:: Cumple de Estrellas ::
:: cascanueces ::
:: krea ::
 
 
Términos y Condiciones I Contacto